jueves, 7 de agosto de 2008

Videos

El segundo tema es "Córdoba Enamorada" interpretado por Sonkocanta, un sueño hecho realidad tanto para Walter como para Hugo Cuello. Para el que no le conoce, y deben ser pocos, fue por muchos años la voz bajo de Los del Suquia. Después de repetidos éxitos tomo el proyecto de solista y en unos de sus discos grabo esta hermosa poesía de las sierras. Que mas puedo decir de el... es mi amigo.
Ojala lo disfruten



http://es.youtube.com/watch?v=adoecuo6BFU

miércoles, 6 de agosto de 2008

Me gustaría compartir algunos humildes videos que pudimos hacer para este blog. El primero de ellos es "Córdoba en Otoño". Alos que nos gusta nuestra música sabemos que es una de las grandes zambas que ha dejado nuestro folklore. La música pertenece a estos Cordobeses Raúl y Fernando Montachini, padre e hijo respectivamente. Ambos llegaban a casa y yo desde mi niñez los escuchaba "engendrar" estos temas así como la nona Marieta, la ternura del payaso y muchas más.




http://es.youtube.com/watch?v=KzPU4rMd588

lunes, 4 de agosto de 2008

Hijo, Padre y Poeta




Son estas tres características de Walter Ramón Galíndez. Revisando sus versos, (como se me ha hecho una costumbre últimamente), encontré hermosos recuerdos de su niñez cuando se caracterizaba por ser hijo.
Mi abuelo se llamo Bernardo Ramón Galíndez nació en Córdoba en marzo de 1897, criado en la docta y proveniente de una familia tradicional de esta ciudad.
Barrio San Vicente posee una calle en Honor a Don Ismael Galíndez padre de Bernardo quien fuera fundador de este barrio tan antiguo junto con Agustín Garzón.
Tiempo después Bernardo Eligio el oficio de Maestro y su destino fue ir al norte de la provincia junto con su esposa Raquel la cual también era Maestra; de este modo paso en Los Departamentos Sobremonte y Río Seco gran parte de su niñez. Fue allí donde Walter de 7 años aprendió por experiencia la dureza del paisaje agreste y silencioso del Quillovil.
El tiempo pasó y para 1950 Don Bernardo había dejado la docencia, sus 4 hijas y su único varón ya eran mayores. Se instalo entonces en Río Segundo bajo la sombra del naranjo para repasar con ternura los recuerdos de tantos años de servicio. Para ese entonces Walter ya había tenido su primer encuentro con las coplas, esa jarra de versos que bebería toda su vida.
En el Montserrat, en una clase de literatura el Profesor le pidió que hiciera unos versos, en un típico trabajo de literatura: Cuando era la hora de la calificación, llamo aparte a Walter y le pregunto:
¿Cuanto tiempo hace que escribe?; en sus palabras mi papa dijo "No sabia que decirle" un nervioso adolescente que desde ese momento, con una excelente calificación, comenzara un camino que contemplaría hasta sus últimos días.
Cuando en 1996 el día sábado 16 de noviembre Don Bernardo cruzara el umbral de la mortalidad; su hijo tomaba la pluma del corazón y decía:

Se puso su guardapolvo blanco...tomo una tiza
Y escribió en el pizarrón del tiempo:
"Pueblo sin tradición...jamás será libre"
Y por una escalinata blanca y celeste
Subió hasta el cielo de los docentes
Padre: He puesto mis ojos sobre el tiempo
Y en un rincón del corazón... esta tu niño,
Aquel que se tomaba de tu mano...
Para empezar a conocer caminos...
La piqueta del tiempo
Ha derrumbado el árbol secular...
Junto a mi río...siento a lo lejos...llorar a los recuerdos...
Y el ayer es un silencio fugitivo...
La tarde se hace gris
Y esta lloviendo... lloviendo por tu ausencia
Padre mío...apenas puedo nombrarlo...
Al que tanto le debía...Sembrador del buen ejemplo
Trabajador de la vida.
Mi padre, mi compañero...mi amigo de cada día.

Este es un maravilloso ejemplo de cuando un hijo expresa con sinceridad palabras de agradecimiento a esa función tan digna de padre.
Decía algunos párrafos atrás que Walter fue el único varón. Solo los que viven lo mismo pueden entender como se consiente a estas personas. En una entrevista cedida a la revista Voces Del folklore mi papa contó como había compuesto el poema Madres; el dice:

“Un día viendo a una viejita que caminaba con mucha dificultad y con tantos años encima, me inspire para escribir un poe­ma que luego lo grabo Sonkocanta” (http://www.vocesdelfolklore.com.ar/mp03-002.php)

Como bien dice el poema lo grabo sonkocanta en la voz de Hugo Cuello, se incluyo en el CD “La muerte del Quebracho” en el surco 6 y dice con música de Schubert-

Madre:

Madre de la vida… La bendición de Dios sobre la tierra;
Presencia del amor ante la muerte, presencia del amor ante la cuna
Recibe este homenaje en tu alegría… en este día;
En que es mía tu hermosura.
Esa mujer que avanza…por esas calles al paso lento:
Me dio todas sus horas, todos sus días…todos sus sueños:
Esa mujer que avanza por esas calles al paso lento.
Esa mujer que lleva por sus espaldas tantos inviernos;
Hilachitas de nieve, hilitos blancos de sus cabellos:
Esa mujer que lleva por sus espaldas tantos inviernos.
Esa mujer otoño de mil mañanas de aguja y fuego;
Tejedora paciente de tardes largas, de ropa al viento…
Esa mujer otoño de mil mañanas de aguja y fuego.
En nombre de los hijos pongo mi canto para su tiempo
Un ramo de palabras…por su cariño por su desvelo;
En nombre de los hijos pongo mi canto para su tiempo.
Donde quiera que vaya, tengo sus manos…siento sus besos
Que su amor es un cielo con muchos soles que van subiendo
Es mi madre…y la madre de los que saben decir
LA QUIERO…

Muchas copias de este poema regalo LV3 en esos días (hoy cadena 3) junto con una rosa, promovido esto por Mario Pereyra y su equipo.
Para finalizar esta entrada tan familiar, quiero entregarles este poema que tiempo después de la muerte de mi Padre leí con mucho gusto:

Palabras para mi muchacho

Tiempo es…mi muchacho que a la vida
Le busquemos el por que tiene ese nombre;
Y tendremos que encontrarlo cielo arriba…
Con el simple mirar que tiene el hombre.
Quiero ponerte un sol en el camino
Creciendo en el amor de cada día;
Que alumbre la verdad de la memoria;
Lejano del engaño…y la mentira.
El tiempo…la experiencia y el sentido
La absoluta confianza que se tiene;
El que sabe vivir…de esa manera
No se aparta jamás…ni se arrepiente.
Con los años…procure mejorarse;
Y si la tentación…llegara un día;
Que no sea causadora de soberbia…
Ni la vana ocasión… de fantasía.
No admita… que lo habiten los temores
Que al mañana…se llega por la entrada;
A veces el camino…nos da flores
Otras veces el camino…te da nada.
Hay hombres…que no miran los rincones
Ni piensan en el cielo…por lo menos…
¿Como pueden entender? …Las cosas altas,
Si no intentar siquiera…ser…más buenos.
Siempre viva contento…con lo que hace
Y procure conversar sin hacer daño…
Será clara…la luz de la conciencia…
Si su andar por el mundo…no es engaño.
Si la vida es amor…siembre verdades…
Que la verdad…es amor…sin desengaño.